Orígen de la casa romana

Roma en sus inicios estaba formada por aldeas sobre las colinas, hasta incluso los primeros años de la monarquía. Los antiguos romanos vivían en cabañas, de acuerdo a sus riquezas y posibilidades. Esta cabaña itálica no se ha conservado, pero podemos conocerla gracias a algunas representaciones de éstas en vasos en urnas funerarias (hay un vaso ubicado en el Museo Británico), además de los restos arqueológicos que se encuentran en la colina Palatina y algunas descripciones de autores clásicos. Se trata de una cabaña redonda con un techo cónico, en contra de la cabaña de planta rectangular etrusca. El material no era otro que la madera, la caña y estaban recubiertas de paja. Dentro podíamos encontrar una habitación única, donde los romanos comían, dormían, sacrificaban a los dioses y conservaban el fuego y el agua. Además, en el centro del techo, parece ser que había una abertura para que el humo pudiera salir. Esta abertura se denominaba atrium, procedente de ater, negro. Es la vivienda típica de la zona mediterránea y rural, donde principalmente se dedicaban a cultivar la tierra y a pastorear.

Urna funeraria con forma de cabaña itálica. Fuente en: http://bit.ly/2ekYnLB

Pero los etruscos influyeron positivamente, ayudando a que el urbanismo de Roma fuese evolucionando. Este pueblo estaba asentado en mitad de la península itálica en torno al I milenio a.C. compartiendo el territorio con otros pueblos como son los umbros, los vénetos, los volscos y los samnitas. Tuvieron un apogeo a partir del siglo VII a.C. hasta que desaparecieron entre el III-I a.C. debido a una aculturación por parte de Roma. Su posición en la península era favorable a la llegada de influencias orientalizantes y griegas. Se puede observar influencias griegas muy claras en el arte etrusco, ya sea en el ámbito funerario, como en la pintura mural y decoraciones de las casas. Todo esto, los etruscos se lo traspasaron a Roma. Además, debemos de mencionar que la escultura de la Loba Capitolina, una obra muy simbólica de la antigüedad romana donde se refleja la leyenda de Rómulo y Remo, se trata de un bronce etrusco.

civilizacion_etrusca
Cultura etrusca en la península itálica. Fuente en: http://bit.ly/2f7L8PH
800px-capitoline_she-wolf_musei_capitolini_mc1181
Escultura etrusca de la Loba Capitolina. Fuente en: http://bit.ly/2f7L8PH

Como hemos dicho, la influencia etrusca, provoca una irrupción del urbanismo en la ciudad. Se van construyendo edificios públicos y privados, se inicia el sistema de cloacas, hay un desvío de agua hacia las zonas más altas de las colinas… Es cierto que los principales beneficiados de eso eran los patricios, pero no es menos cierto que con la mejora de las cloacas se desarrollaron los barrios más bajos, como el caso de Subura y Velabrum.

Todo este desarrollo se ve perfectamente consolidado 200 años después, en los últimos momentos de la monarquía. Es entonces cuando se va dando paso a las casas con precedentes etruscos. Aparece el tipo de casa con orígenes orientales, concretamente de Mesopotamia. Esta influencia sumeria se fue inculcando en el mundo griego y etrusco, y de estos al romano. Los romanos necesitaban más espacio en sus casas, así que toman de los etruscos un modelo que permite aumentar el espacio. Transforman el patio trasero en un patio porticado. Aquí podemos ver la influencia del peristilo griego. El lugar de paso entre estos dos ambientes será el andrón (llamado así por los griegos). Poco a poco, el atrio irá convirtiéndose en una zona de recepción de la casa, abriéndose el tablinum, un punto de comunicación más amplio entre el atrio y el peristilo, y en la zona del peristilo se crearán diferentes habitaciones.

Webgrafía:

http://geohistoria-apuntes.blogspot.com.es/2012/12/quienes-fueron-los-etruscos.html

http://romantigua.webnode.es/vida-y-costumbres-romanas/las-casas-romanas/

Anuncios