La cocina

Culina

Reconstrucción de una cocina romana. Fuente en: http://bit.ly/2gFOUSf
Reconstrucción de una cocina romana. Fuente en: http://bit.ly/2gFOUSf

No tiene ubicación fija, pero suele encontrarse en lugares apartados de la casa, lejos de los lugares residenciales. Como dijimos en la anterior entrada, la culina (cocina) suele estar asociada a las letrinas. Pero también suele aparecer cerca de los baños, para rentabilizar mejor el agua caliente y los hornos en el fregado de la vasija. En un principio había un problema de humo, pero esto se acabó cuando se comenzó a desplazar los hornos y las brasas.

Culina. Fuente: http://bit.ly/2f1x630
Culina de la Villa de Popea, Oplontis. Fuente: http://bit.ly/2f1x630

Son lugares insalubres. La imagen que nos dan los autores clásicos es siempre asociada al hollín, a los olores, a la grasa, al humo y al fuego. El uso del fuego provocaba frecuentemente incendios que asolaban la ciudad. Otro problema que tiene la culina es la ausencia de chimeneas que diera salida al humo.

Patio de cocinas en la villa periurbana de los misterios, Pompeya. A la derecha de la puerta que comunica con erl peristilo. En la otra pared, horno y fogón con otra hornacina. Fuente: http://bit.ly/2f1x630
Patio de cocinas en la villa periurbana de los Misterios, Pompeya. A la derecha de la puerta que comunica con el peristilo. En la otra pared, horno y fogón con otra hornacina. Fuente: http://bit.ly/2f1x630

En Pompeya, podemos observar casas provistas de un fogón. En la parte inferior podemos encontrar un vano abovedado para guardar la leña y demás utensilios, y al lado, a veces, le acompaña un fregador. Al no contar con chimenea, solía tener una ventana próxima para la salida de humos. También podemos encontrar algún ejemplar de horno pequeño, posiblemente para repostería o pan, aunque es cierto que había una gran presencia de panaderías.

Hornillo portatil, en Pompeya. Fuente en: http://bit.ly/2f1x630
Hornillo portatil, en Pompeya. Fuente en: http://bit.ly/2f1x630

Debemos de destacar el carácter sagrado de la culina. Aunque parezca que la hemos menospreciado, lo cierto es que tenía un carácter religioso y sagrado, muy unida al lararium. Cuando la familia tenga esclavos, la cocina será un lugar servil, por lo que no hará falta que los dueños no irán muy a menudo, pero eso no quiere decir que no la visiten de vez en cuando, ya sea para rezarles a los dioses o para supervisar a los esclavos.

Larario de cocina de la Casa del Fauno. Fuente en: http://bit.ly/2f1x630
Larario de cocina de la Casa del Fauno. Fuente en: http://bit.ly/2f1x630

Cocineros

El papel del cocinero era muy importante, puesto que un error suyo implicaría un bochorno público, por lo que muchas veces en las cocinas encontrábamos un equipo de cocineros y reposteros, claro está, en las clasesm más altas. Sin embargo, los esclavos que se encargan de estas labores, no tienen unas connotaciones muy dignas. Esto se puede deber al entorno sucio y peligroso al que están asociados.

Celdas serviles

No todos los esclavos era dignos de una habitación dentro de la casa, ya que algunos dormían donde podían, envueltos en capas. Otros, incluso, lograban una semi-independencia ocupando cuartos fuera de la casa. Generalmente suelen estar recluidos en la zona donde cumplen sus labores, sobre todo en torno a la cocina. De este modo, se da lugar a una zona destinada para el descanso servil, las cellae serviles.

Despensa y bodegas

También podemos encontrar un pequeño habitáculo, dentro de la propia culina, destinado a almacenar todas las ollas, vasijas y provisiones. Se trata de la despensa, conocida como cella penaria. Ésta se encontraba bien cerrada para la protección ante los posibles ladrones y los propios esclavos.

En conclusión, aunando todo lo que hemos ido diciendo, se va formando un sector en el cual encontramos la cocina, la despensa, las bodegas, las letrinas, los baños y las celdas serviles, formándose de esta manera un núcleo caracterizado por las actividades más molestas y serviles.

Por último os dejo un vídeo sobre la recreación de una cocina romana.

Fuente en: https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=AywVpN1FpdU

Bibliografía:

Fernández Vega, P.A. (1999): La casa romana, editorial Akal, Madrid, págs. 226-239

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s