Saneamientos: letrinas y baños

Latrina

Recreación de unas letrinas romanas. Fuente en: http://bit.ly/2gchV4G
Recreación de unas letrinas romanas. Fuente en: http://bit.ly/2gchV4G

Las fuentes nos dicen que a comienzos de la República existían ya estos espacios destinados tanto para el baño como para las necesidades deyectoras. Pero es cierto que el desarrollo de las termas hizo que, en época imperial, se suelan usar solamente para excretar. Las fuentes pocas veces aluden a su función como baño.

Por otra parte, la latrina iba asociada a la cocina, apareciendo muchas veces juntos, como podemos ver en Pompeya y Herculano. Esto podía perjudicar las condiciones de salubridad de la cocina, donde se manipulaban los alimentos, por lo que seguramente limpiarían con regularidad. Una de las causas de que aparezcan juntos se debe al reaprovechamiento del agua utilizada en la limpieza de la casa para arrastrar los desechos orgánicos. Pero también se debe a otra razón, estas zonas suelen estar apartadas de los lugares residenciales, evitando de esta forma los malos olores.

Letrina de Forica, Ostia antica. http://bit.ly/2fN8KsI
Letrina de Forica, Ostia antica. http://bit.ly/2fN8KsI

La captación del agua en las casas privadas se logra a través de los impluvios de los atrios, las cisternas de los jardines y pozos. Cuando el agua está destinada a un uso público como pudieron ser las aguas termales, se suministraba a través de las grandes infraestructuras hidráulicas y conducciones públicas.

Letrina de lupanar grande. Fuente en: http://bit.ly/2fN8KsI
Letrina de Lupanar Grande. Fuente en: http://bit.ly/2fN8KsI

Una pregunta que nos podemos hacer es ¿Qué se hacen con los restos orgánicos? ¿Cómo se deshacen de ellos? Pues en bastantes ciudades era a través de un alcantarillado que discurría bajo las calles, pero no siempre era así, no todas las letrinas estaban conectadas con el exterior, sino que se creaban pozos negros que eran limpiados periódicamente. En los bloques de apartamentos no era igual, existía la posibilidad de tirar las inmundicias por las ventanas y balcones a la calle. Otras veces, se poseían utensilios muebles a modo de orinales, para no tener que entrar en las malolientes letrinas o, simplemente, porque no se poseía letrina. Entonces, el problema de higiene doméstica pasaba a ser un problema público.

Balneum

Las termas se fueron desarrollando siendo alcanzable para todos los sectores sociales. Con el tiempo, esta función de baño fue introducida en las casas particulares más acomodadas. La presencia de estos baños se indica un afán de distinción.

Puerta y ventanas a la zona de baños de la casa de Trebius Valens, en Pompeya. Fuente en: http://bit.ly/2fMZxha

En principio, el balneum, indicaba la existencia de un baño de agua caliente, pero también podíamos encontrar de agua fría, templada e, incluso, de vapor, además de los vestuarios, imitando los baños públicos. Se usaba el brasero para caldear las salas hasta el siglo I a.C., cuando se introdujo una innovación, el hipocausto. Se trata de un suelo en suspensión, que permite que circule por debajo y entre los tabiques el calor conseguido en los hornos de combustión, tras calentar las calderas de agua.

Puerta y ventanas a la zona de baños de la casa de Trebius Valens. Fuente en: http://bit.ly/2fMZxha
Área de cocina, letrina, praefurnium o caldera para la zona de baños, en la casa de Trebius Valens, en Pompeya. Fuente en: http://bit.ly/2fMZxha

Bibliografía:

Fernández Vega, P.A. (1999): La casa romana, editorial Akal, Madrid, págs. 205-225

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s